Réplica de Radhika Nair a Gail Tredwell

Como podéis saber, Gail Tedwell ha tenido noticia de este blog. En un intento por desacreditar las cartas que se publican aquí, ella ha publicado un viejo e-mail escrito por Radhika Nair en 1999. En respuesta, hemos recibido el siguiente e-mail de Radhika Nair:

Apreciada Gail:

Recuerdo claramente el día que escribí esa carta, y también recuerdo el contexto en el que fue escrita, al poco de que abandonaras el ashram. Un ashram es como una familia, y nos preocupábamos por ti como miembro de esa familia. Cuando un miembro se aleja de la familia, ¿no tratan los otros miembros de olvidar el pasado, cualquier conflicto, cualquier fallo y hacen todo lo posible para sanar la relación y, conseguir que la persona recapacite y vuelva? Además, vimos que te alejabas del camino del sannyasa, y sentimos que era nuestro dharma hacer todo lo que pudiéramos para que volvieras a ese camino. Pensé que escribir esa carta era la mejor forma de conseguirlo. A parte de eso, después de tu salida, cuando Amma regresó al ashram, estuvo sin comer ni beber. El ver esta situación resultaba muy doloroso. Los otros residentes del ashram y yo pensamos que lo único que podíamos hacer era tratar de conseguir que volvieras.

“No era solo yo, pues todos los que te conocíamos desde hacía tantos años te escribimos de la misma manera. ¿Deberíamos haberte escrito de otra forma? ¿Deberíamos habernos centrado en tus fracasos personales? ¿Deberíamos haber escrito sobre los errores que habías cometido? En ese caso, ¿qué tipo de persona podría escribir una carta así?”

Por eso te escribí esa carta, olvidando cualquier falta o injuria que me hubieras podido cometer, y centrándome solo en las cosas dulces que podía recordar. Quería que supieras que nos preocupábamos por ti y que deseábamos que volvieras.

No era solo yo, pues todos los que te conocíamos desde hacía tantos años te escribimos de la misma manera. ¿Deberíamos haberte escrito de otra forma? ¿Deberíamos habernos centrado en tus fracasos personales? ¿Deberíamos haber escrito sobre los errores que habías cometido? En ese caso, ¿qué tipo de persona podría escribir una carta así?

“Amma me había pedido que te perdonara, pues aunque tú tuvieras tus propios defectos, el saber personar era mi dharma como aspirante espiritual.”

Cuando una persona suspende un examen, no lo consideramos un perdedor, ni le decimos lo tonto que es. Desde luego que no. No le decimos: “Intenta hacer otros estudios, pues no tienes la capacidad que se necesita para esta carrera”. Todo lo contario, se hace todo cuanto está en nuestra manos para animar a esa persona a que crea en sí misma y logre confianza para intentarlo de nuevo. Ese fue el propósito de mi carta y de todas las otras cartas que te escribieron los residentes del ashram.

Eso no niega los incidentes sobre los que escribí anteriormente. Estos incidentes sucedieron y hay otros testigos además de yo misma. Y no niego el hecho de que esos incidentes me hirieran profundamente. Le había hablado a Amma sobre ellos y Amma me había pedido que te perdonara pues aunque tú tuvieras tus propios defectos, el saber personar era mi dharma como aspirante espiritual. Ante los consejos de Amma, hice todo lo posible para olvidar esos incidentes, y cuando te fuiste no era el momento de volver sobre ellos. En todos estos años, incluso después de que quedara claro que no tenías intención de regresar, e incluso después de que comenzaras a difamar el nombre de Amma, por respeto a tu privacidad nunca hablé de esos incidentes. Amma nos ha enseñado que tenemos que tratar de ver lo bueno en los demás y pasar por alto los errores y defectos. Eso es lo que hemos estado haciendo respecto a ti todos estos años. Pero, ahora, que se ha publicado un libro tan lleno de descaradas mentiras, sentí que no tenía más remedio que compartir mis experiencias.

Todas esas buenas cualidades que escribí en la carta que has publicado en internet, eran todas las cualidades que tenías cuando te conocí. Cuando escribí esa carta, no era a aquella persona a la que estaba escribiendo, sino a la que eras cuando te conocí y que sabía que podías volver a ser.
Cuando te escribí, pensé que estabas frustrada, pero que si te dábamos suficiente apoyo y estímulo, podrías ser persuadida para volver a tu vida como sannyasi. No me di cuenta entonces de que habías adoptado una decisión definitiva y que no ibas a volver. Si se ve desde esta perspectiva, ¿no era lo correcto escribir esa carta? Me parece triste que creas que la publicación de esa carta y de las de otros residentes de ashram va va a servir para presentarnos como mentirosos o va a descreditarnos. Cualquiera en nuestra posición habría escrito de la misma manera, y cualquier persona reflexiva sería capaz de verlo.

Atentamente,
Radhika Nair

Have comment? Let us know.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: