Recuerdo de Gail Tredwell – Una carta de Susanne Wecker

Hemos recibido el siguiente testimonio de una devota suiza que actualmente vive en el Ashram de Amritapuri

Mi nombre es Susanne Wecker. Conocí a Amma en 1990 y desde 1992 ha sido un privilegio acoger a Amma y sus discípulos principales en mi casa de Múnich cuando realizan la gira anual. Tras la lectura de algunos textos del libro de Gail Tredwell, me gustaría compartir algunas de mis experiencias con Gail, Amma y la organización de Amma.

“Durante los 23 años que conozco a Amma, nunca he oído ni he visto que Amma abusara de Gail o de alguna otra persona. Tampoco Gail me habló de tales abusos a pesar de que mantuvimos una relación cercana.”

Durante los 23 años que conozco a Amma, nunca he oído ni he visto que Amma abusara de Gail o de alguna otra persona. Tampoco Gail me habló de tales abusos a pesar de que mantuvimos una relación cercana. Cuando Amma hacía el tour por Europa, Gail me confiaba muchas de sus dificultades. Cuando la conocí parecía estar llena de devoción por Amma, pero a medida que pasaba el tiempo parecía que sólo era capaz de criticar a Amma. Por ejemplo, el modo de Amma es no informar a los swamis y a sus asistentes sobre sus planes. Así no se sabe si dormirá en casa de los anfitriones o si se quedará en la misma sala del programa. Por supuesto, esto puede hacer que resulte estresante planificar lo que va a hacer Amma, pero todos aceptan este modo de actuación. Nosotros lo consideramos como una oportunidad de aprender a ser más flexibles, ser más eficientes, y sirve para poner a prueba nuestra capacidad de mantener la ecuanimidad mental en circunstancias estresantes. Pero Gail nunca fue capaz de ver las cosas de esta manera. Ella siempre consideró la falta de información y el cambio de planes de Amma en el último minuto como un desaire personal.
A pesar de la buena voluntad de Gail para compartir conmigo estos sentimientos, nunca me mencionó ninguna de las acusaciones que aparecenen sus memorias publicadas, quince años después. Gail escribe ahora que Amma le pegaba, pero muchos devotos y residentes del ashram que estaban con Amma durante el mandato de Gail en el ashram saben que era todo lo contrario: era Gail la que tenía temperamento [Mira, Swami Parmatmananda, Rukmini, Dristy, Anu], la que normalmente levantaba la mano y atacaba a los que tenía por debajo de ella. La persona que se llevó la peor parte de los ataques de Gail fue la asistente de Amma, Lakshmi de Holanda, que ha estado con Amma durante treinta años. Pero a veces, Gail fue incluso violenta con Amma.

“Ya sea por la ilusión o el despecho, [Gail] está ahora atacando, tratando de destruir la fe de las personas en uno de los más grandes maestros espirituales que ha pisado esta tierra. Resulta inútil, pues es como si la oscuridad tratara de destruir al sol.”

La verdad sobre la salida de Gail del ashram de Amma es ahora bien conocida. No fue por los abusos que sufrío, sino porque Gail quería cumplir unos deseos personales incompatibles con los votos monásticos que había tomado. Es un asunto constatable legalmente, ya que está registrado su matrimonio y posterior divorcio tras dejar la organización de Amma.

Durante los últimos 23 años, he tenido el privilegio de viajar con Amma, vivir con ella y alojarla en mi propia casa. Soy muy amiga de muchos de los discípulos monásticos de Amma. Sin embargo, nunca he visto, oído o experimentado ni siquiera un indicio de las cosas que Gail escribe en su supuesto libro de memorias. Más bien, sólo he visto el amor, la humildad, la paciencia y la compasión de Amma.

“Estar presenciando regularmente, de primera mano, todo lo que Amma y su ashram están haciendo por el mundo, ha sido una experiencia profunda y humilde.”

Desde la salida de Gail de la organización, hace quince años, la red caritativa de Amma ha crecido a pasos agigantados. Al observar la vida sencilla y frugal que lleva Amma, así como el modo impresionante en el que el ashram de Amma se preocupa por los pobres y necesitados, he donado personalmente dinero a proyectos humanitarios de Amma, tanto en Europa como en el extranjero. De hecho, desde 2009, he estado viviendo predominantemente en el ashram de Amma en la India, donde estoy directamente involucrada en uno de los programas de Amma para ayudar a reforzar el papel de las mujeres locales. Estar presenciando regularmente, de primera mano, todo lo que Amma y su ashram están haciendo por el mundo, ha sido una experiencia profunda y humilde, de lo cual estoy profundamente agradecida. La idea de que Amma esté dando dinero a su familia, me parece absurda. Nunca he visto una evidencia de tal cosa. Por otra parte, solo he visto la forma de exponencial en la que la obra humanitaria de Amma ha crecido y sigue creciendo.

Es muy triste. Gail podría haber sido un modelo para los que tratan de seguir el camino espiritual. En su lugar, ya sea por la ilusión o el despecho, está ahora atacando, tratando de destruir la fe de gente en uno de los más grandes maestros espirituales que ha pisado esta tierra. Resulta inútil, pues es como si la oscuridad tratara de destruir al sol.

Susanne Wecker

Have comment? Let us know.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: